12 de septiembre de 2014

Cómo Ganar la Batalla contra la Piel Reseca

La piel seca es un problema que enfrentan muchas personas y que suele incrementarse durante épocas de frío debido que este seca la humedad de la epidermis. Para prevenirlo es necesario mantener los niveles óptimos de hidratación en el cuerpo, para que la piel no se reseque y agriete. Sin embargo, esta no es la única causa de que esto ocurra, por lo que a continuación veremos más al respecto y como cuidarnos para evitar que esto nos traiga más problemas


Cuáles son los Síntomas y las Causas de la Piel Reseca


La piel seca no es simplemente un problema estético. Ya que, en ese estado, resulta más fácil de quebrarse, lo que daría paso libre a las bacterias hacia el cuerpo y ocasionar diferentes tipos de infección.

Por lo tanto, es importante estar al pendiente de los primeros síntomas y signos para poder actuar cuanto antes, los cuales son fáciles de identificar como son:
  • Piel dura, con escamaciones
  • Comezón
  • Los labios secos y partidos.
  • Agrietamientos en el tejido que incluso pueden llegar a sangrar (hay que tratar de evitar llegar a este punto)
Cualquier persona puede sufrir de piel reseca, una condición en la que la piel pierde sus reservas de humedad y aceites protectores naturales. Ganar la lucha contra la resequedad de la piel podrá resultar factible utilizando algunos métodos simples de protección, para lo cual, primeros identificaremos los factores de riesgo:
  • Edad. Con la edad, la piel se vuelve más delgada y seca. Al pasar los 40 años, la mayoría de las personas pueden verse obligadas a utilizar cremas hidratantes todos los días para mantener el control de la deshidratación de la piel.
  • Clima. Factores nocivos del medio ambiente (como baja temperatura, viento, etc) y el aire seco de la casa contribuyente a la desecación del tejido.
  • Enfermedades dermatológicas. Las personas que sufren de enfermedades inflamatorias en la piel como la dermatitis atópica (eczema) en la infancia tendrán problemas resequedad en la piel reseca en su edad adulta. La Psoriasis es otra enfermedad dermatológica cuyo síntoma principal es la sequedad de grandes porciones de la epidermis.
  • La naturaleza del trabajo. Enfermeras , estilistas y personas que trabajan en mucho contacto con el agua pueden llegar a sufrir de sequedad o agrietamiento también.
  • Deportes como la Natación. Las piscinas utilizan agua tratada químicamente, convirtiéndose en otro factor de riesgo para ocasionar sequedad excesiva de la piel.

Como ganarle la batalla a la Resequedad en la Piel

Para esto basta con seguir algunas medidas de prevención y tratamiento, las cuáles te ayudarán a devolver y mantener la suavidad y tersura en la piel

Consumir abundante agua. El agua es el principal hidratante de todo el cuerpo sin embargo, día con día perdemos varias cantidades principalmente mediante el sudor y la respiración, por lo tanto, para mantener su cantidad en niveles óptimos es indispensable ingerirla en forma constante para prevenir la deshidratación.

Cambiar de hábitos al bañarte. Si bien ingerir agua ayuda a hidratar la piel esta misma al caer sobre cuerpo agua al bañarse puede llegar a deshidratarlo (sobre todo cuando se utiliza caliente) debido a elimina los aceites naturales que protegen al tejido. El tiempo de permanencia en la ducha debe limitarse para reducir el contacto con el agua. La temperatura de preferencia debe ser tibia y utilizar geles o jabones neutros. Al secarte frota la toalla suavemente, evita el tallado agresivo. Por último, el uso de una crema hidratante inmediatamente después del baño ayuda conservar una piel sana.

Protege a tu piel contra el ambiente externo. Aplicate cremas hidratantes con un nivel de Protección solar mayor a 15. La protección UV es muy importante para prevenir la piel seca, y para prevenir los signos del envejecimiento prematuro o cáncer de piel.

Utiliza un humidificador de ambiente. El aire seco en el hogar puede afectar la humedad de la piel sólido, por lo que un humidificador ayuda a resolver este problema, sobre todo en invierno y se utiliza un equipo de calefacción que seca el aire en el interior.

Reducir o Eliminar el consumo de alcohol. El alcohol es un potente deshidrante del organismo por lo que su consumo puede provocar o empeorar la resequedad en la piel, lo mismo va para el tabaco.

En caso de que la resequedad ya allá llegado a tu piel puedes:

Utilizar compresas frías. Cuando empieza la comezón debido a la resequedad rascarse puede resultar muy perjudiciall. Por eso, para aliviar la picazón lo mejor es aplicar compresas frías donde surja la molestia.

Aplicar cremas hidratantes. Hacerlo en las zonas afectadas varias veces al día puede ayudar a curar la piel reseca. Estos productos tienen la forma de cremas, lociones, sueros y aceites con ingredientes (como el ácido láctico, por ejemplo) que dejan la piel más suave y menos susceptible al agrietamiento. Un dermatólogo puede recomendar la fórmula que más se adecúe a tu tipo.


Utilizar remedios naturales para la Resequedad en la piel. Los puedes elaborar fácilmente con ingredientes como la avena, la soja, aceite de oliva, aceite de aguacate, aceite de almendras, etc. Lo que ayudará devolver la humectación más rápidamente.

Como verás, estas son acciones sencillas que puedes llevar a cabo en caso de que ya estés sufriendo o seas propensa a padecer de resequedad en la piel, por lo que es recomendable que las comiences a aplicar de inmediato para prevenir peores situaciones.