10 de febrero de 2015

10 errores comunes al cepillar cabello y que pueden dañarlo

Cepillar el cabello es uno de los rituales de belleza que todos los días debemos realizar sin excepción. Sin embargo, si no se realiza de la forma correcta puede provocar que nuestro cabello se maltrate, se vuelva más frágil, quebradizo y facilitar su caída. Por eso, para evitar eso, descubre los 10 errores más comunes a la hora de cepillarlo y que quizá tu estés cometiendo sin que lo sepas.

Los 10 errores más comunes a la hora de cepillar el cabello


1. No cepillarlo antes de lavarlo.

Cepillarlo tu cabello antes de lavarlo ayuda a desenredarlo con el fin de evitar que, durante la aplicación del masaje con champú, se formen los desagradables y antiestéticos nudos contra los que tendrías que luchar más tarde cuando se encuentre mojado.

2. Cepillar el cabello mojado.

Hablando de cepillarlo mojado, puesto que en ese estado es más frágil y débil, esto podría aumentar la probabilidad de que quiebre y se caiga. Trata de no cepillarlo mojado nunca, si por alguna circunstancia no eres capaz de evitarlo entonces lo mejor sería elegir un peine de dientes anchos.

3. Exagerar en la intensidad puesta durante el cepillado

Esto puede dar al traste con toda la estructura y nutrientes de tu cabello. El cepillado puede ser un incluso un ritual tranquilizador, una especie de abrazo diario si los haces con calma. Tómate tu tiempo y cepíllalo suavemente, acariciándolo, sin poner demasiada rudeza.


4. Utilizar un cepillo cualquiera

No todas las personas tienen el mismo tipo de cabello, entonces, ¿Por qué utilizar el mismo tipo de cepillo? Elige de diámetro plano y grande si tienes el cabello largo o de longitud mediana y gruesa, el corto y delgado que requieren una mayor atención.

5. Cepillar tu cabello con demasiada frecuencia

¿Cien cepilladas al día? Si bien cepillar tu cabello es bueno y ayuda a estimular la oxigenación del cuero cabelludo y la correcta distribución de los aceites naturales es aconsejable hacerlo sólo dos veces al día y durante un período corto de tiempo, una vez en la mañana y otra por la noche.

6. No seguir un patrón al cepillarlo mojado

Ya hemos argumentado que uno nunca debe cepillar su cabello cuando está mojado. Sin embargo, en casos de extrema necesidad, debes comenzar por las puntas tirando suavemente, para no herirlo y romperlo. Una vez que termines de desenredar las puntas, asciende lentamente hacia la nuca.

7. Seguir un patrón aleatorio para el cabello seco

La forma correcta sería primero ponerte boca abajo y comenzar a cepillar el cabello de la nuca hasta la frente. Después de los lados antes de llegar a la parte superior de la cabeza, de esta manera tu cabello quedará cepillado perfectamente, sin el riesgo de dañarlo.



8. No utilizar acondicionador

No lo dudes y utiliza un acondicionador en cada lavado para desenredar el cabello y disminuir la presencia de nodos.


9. Cepillar las raíces vigorosamente

Muchas veces cuando se tiene el cabello graso se cae en el error de cepillar las raíces con mucho vigor para tratar de limpiarlo. Pero esto no es conveniente ya que estimularás las glándulas sebáceas volviendo el cabello aún más graso.

10. Nunca limpiar el cepillo

El cepillo debe estar limpio, no hay más. Regularmente quítale el cabello atrapado entre las cerdas y enjuágalo de vez en cuando, con una pequeña cantidad de champú y agua tibia.