8 de abril de 2015

Dieta para limpiar el organismo en 3 días

Todos los días, a través de los alimentos que ingerimos, podemos estar introduciendo toxinas nocivas para nuestro organismo, como pueden ser las grasas o los químicos que hay en lo que comemos. Si a esto le añades condiciones externas como el estrés y la contaminación, es fácil llenarnos de sustancias negativas que en definitiva deben ser eliminadas. Por eso, continúa leyendo para que aprendas una excelente dieta de 3 días que te permitirá limpiar tu organismo

Primero ¿Por qué es importante limpiar nuestro organismo?




Todos los días tomas una ducha, te haces un lavado de cabello o te cepillas los dientes. Del mismo modo, el cuerpo necesita una limpieza regular desde el interior con el fin de desintoxicarlo debido al consumo de alimentos llenos de sustancias tóxicas y químicas, tales como la harina refinada, azúcar y alimentos fritos de origen animal.

Además, un estilo de vida sedentario, la contaminación ambiental de la ciudad donde vives, el estrés, los estados emocionales negativos, las preocupaciones, etc. Incrementan aún más la acumulación de toxinas.

Toda esta acumulación, año tras año, va debilitando los órganos y al cuerpo en general. Desencadenan así enfermedades, cansancio, deteriora nuestra piel, sufrimos dolores en el estómago, y así sucesivamente. Si interpretamos estas señales como los mensajes de nuestro cuerpo, entonces podrás entender que es momento de empezar a cuidar de él un poco mejor.

Para esto lo ideal sería adoptar una dieta vegana, pero no todas están dispuestas a hacerlo. Así que no te preocupes, no es necesario privarte de todos los alimentos que te gustan, aunque si deberías hacer el intento de comer de una manera más saludable y considerar a la comida rápida o golosinas como la excepción a la regla. De esta manera, le permitirás a tu organismo eliminar gradualmente todas las toxinas y podrás disfrutar de una vida más saludable.

Para empezar prueba esta dieta de 3 días para purificar tu organismo



Día 1

Desayuno: 250 gramos de fruta picada, 1 taza de yogur bajo en grasa, 2 cucharadas de salvado de trigo o de avena, 5 cucharadas cereales integrales y una taza de té verde sin azúcar.

Media mañana: 200 gramos de fruta fresca o 30 gramos de frutos secos y dos vasos de agua.

Almuerzo: 1 ensalada de verduras crudas o cocidas, 200 gramos de pescado, pollo o pavo (no frito), 1 taza de arroz integral y 2 tazas de agua.

Media tarde: 200 gramos de fruta y dos vasos de agua.

Cena: 1 porción de sopa de verduras, 1 taza de yogur y 2 cucharadas de salvado de trigo.

Día 2

Desayuno: 1 taza de jugo de piña, 1 cucharada de semillas de lino, 1 rebanada de pan integral con queso bajo en grasa y 1 infusión de manzanilla.

Media mañana: 1 manzana y 1 taza de té verde.

Almuerzo: 1 taza de arroz integral, 1 filete de pescado a la plancha y una ensalada de lechuga, tomate, apio y rábanos.

Media tarde: ½ ración de fruta.

Cena: 1 porción de crema de verduras y 1 porción de gelatina de fruta.

Día 3

Desayuno: 1 taza de jugo de piña, 1 taza de yogur bajo en grasa y 1 rebanada de pan integral con 1 rebanada de jamón o pavo.

Media mañana: 1 puñado de frutos secos.

Almuerzo: 1 porción de ensalada de pasta de trigo entero con brócoli, zanahorias y guisantes y 200 gramos de pollo o pavo (no frito).

Media tarde: 1 fruta.

Cena: 1 filete de pescado sazonado con jugo de limón.

Otros consejos para purificar el organismo

Esta dieta te será de gran ayuda para comenzar a desintoxicar tu organismo pero recuerda que, para tener un mejor cuidado de nosotras hay que adoptar algunos hábitos más saludables y purificantes, como:


Consumir productos orgánicos

Seguramente no lejos de casa, podrás encontrar un mercado o tienda de frutas, verduras y alimentos orgánicos. Estos productos son un poco más caros que los que encontramos en el supermercado común, pero son de mejor calidad y libres de fertilizantes y pesticidas, hormonas de crecimiento, y otras sustancias dañinas. También, si tienes suficiente espacio en tu casa, es posible que puedas comenzar a cultivar tus propios productos de huerto.

Beber más agua

El agua hidrata los órganos y ayuda a eliminar a través de la orina los residuos de nuestro cuerpo. Recuerda el tradicional "beber al menos dos litros de agua al día" (unos ocho vasos). Esta cantidad debe aumentar en épocas cálidas, si practicas deportes o si tienes mucha actividad. También debes beber un vaso de agua fría al levantarte y otro antes de acostarse. Otra opción es consumir frutas y verduras ricas en agua, tales como la manzana, sandía, tomate y pepino, y beber té sin azúcar, especialmente el verde.

Comer más fibra

El consumo de fibras es para un propósito similar al consumo del agua: eliminar toxinas, aunque en este caso a través de las heces. Las fibras, de hecho, mejorar la función digestiva, evita el estreñimiento y ayudan al cuerpo a eliminar a todos los conservantes y los residuos acumulados en el tracto digestivo. Avena, arroz y pasta de granos, semillas, nueces y frutas son muy ricas en fibra.

Y no olvides incluir en tu dieta alimentos que ayudan a purificar el cuerpo.

Entre los más recomendables se encuentran el limón (jugo diluido con agua), remolacha (alto en fibra), ajo (que elimina los agentes patógenos que causan enfermedades) y el diente de león (puede ser utilizado como té de hierbas o como un ingrediente primordial en la ensalada).