10 de marzo de 2015

¡Acelera tu metabolismo y pierde peso! 8 formas de lograrlo naturalmente

Seguramente tú tienes a alguna amiga, familiar o conocida que siempre has visto muy delgada, tanto que hasta llegaste a pensar: seguro se la ha de pasar sin comer durante días. Hasta que llega el día en que como cualquier cuestión comen juntas, entonces realmente quedas sorprendida al ver que…¡Come igual o más que tú!

Y de inmediato le preguntas: ¿Cómo le haces para comer así y estar tan delgada? Pensando que su respuesta te revelará un oculto secreto guardado por miles de años en alguna cultura mística de la que no tienes conocimiento, un extraño pacto con fuerzas desconocidas o que invierte mucho dinero en las últimas pastillas súper milagrosas que te bajan de peso al instante sin realizar ningún esfuerzo.

Pero cual va siendo tu sorpresa cuando se decide a confesarte tu secreto y te dice: nada, así es mi cuerpo. Así es, existen algunas personas que tienen la “fortuna” de poseer un metabolismo tan rápido que queman todo lo que consumen, por lo general gracias a su genética. Sin embargo, antes de que vayas a reclamarle a tu padres por tu metabolismo medio lento sigue leyendo este post porque conocerás 8 formas efectivas de acelerarlo naturalemnte.



8 formas de acelerar tu metabolismo y perder peso

8 formas de acelerar tu metabolismo y ayudarte a perder peso

1. Empieza tus días con un desayuno nutritivo

Un desayuno nutritivo en los primeros minutos del día (por ejemplo, una plato de avena caliente, dos claras de huevo y una rebanada de pan integral) en lugar de sólo un pan dulce permitirá que tu metabolismo comience a trabajar inmediatamente y de forma adecuada.

Nuestro cuerpo es muy inteligente y pasar muchas horas de ayuno o con pocos nutrientes provoca que busque la forma de ahorrar energía ralentizando el metabolismo y guardando reservas en forma de grasa para utilizarla cuando sea necesaria. Al desayunar nutritivamente, le proporcionas la energía necesaria para funcionar durante el día y se olvida de ahorrar combustible y acumular grasa.

2. Añade té verde a tu dieta


El té verde es cada vez más famoso y por todos son conocidas sus propiedades antioxidantes, pero eso no es todo ya que recientemente se descubrió que también ayuda a acelerar el metabolismo y, en consecuencia, a perder peso rápidamente.

Investigadores de varias universidades han realizado estudios con diferentes grupos de personas para determinar los beneficios de esta infusión. Estos estudios han demostrado que en las personas que tenían la costumbre de beber té verde, la pérdida de peso fue más rápido que en las demás, porque esta bebida facilita la oxidación de las grasas y la termogénesis. La cantidad ideal de té verde corresponde a 3 tazas al día, lo que aumenta en gran medida la energía.



3. Come alimentos ricos en ácidos grasos omega 3

El consumo de pescado rico en ácidos grasos omega 3 (como el salmón o el atún) acelera el metabolismo y ayuda a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre. Algunos estudios recientes han demostrado que estos ácidos grasos esenciales también son efcientes para reducir la resistencia a la leptina, una hormona que facilita la pérdida de peso.

Si no te agrada el pescado puedes optar por otras alternativas como las almendras o nueces, o tomar suplementes que contiene entre 1.000 y 2.000 miligramos de Omega-3

Conoce 6 maravillos alimentos para ahuyentar la grasa de tu cuerpo

4. No quites todas las calorías de tu dieta

Es algo muy común pensar que al eliminar la mayor cantidad de calorías de nuestro consumo diario se puede perder peso fácilmente, lo cual es un total error. En este caso sucede lo mismo que explicamos en la parte del desayuno: cuando nuestro cuerpo se da cuenta de que hemos reducido las calorías, comienza a aumentar sus reservas energía y acumular grasa.

Por esta razón, comer más acelera el metabolismo, siempre que los alimentos que ingieras sean ricos en nutrientes saludables. Lo ideal es comer 5 veces al día (300 calorías cada uno) en lugar de hacer dos o tres comidas pesadas con alto valor calórico.

Prueba esta dieta para bajar de peso rápido y sin rebote


5. Aumenta la intensidad del ejercicio

La próxima vez que realices alguna actividad física (desde caminar, nadar, correr, etc.) añade intervalos de 30 segundos en el que aumente la intensidad y luego regresa a la intensidad normal. Estos pequeños cambios harán que el cuerpo consuma más energía y que las células refuercen considerablemente su capacidad de regeneración y, por lo tanto, obtengan una mayor oxigenación.

Con estos cambios también puedes reducir el tiempo de entrenamiento y todavía alcanzar sus metas. Estos intervalos de mayor intensidad (conocidos como HIIT) son buenos para cualquier práctica deportiva que realices.

Estos ejercicios te ayudarán a eliminar la grasa abdominal

pierde peso con ejercicio


6. Toma el descanso necesario después del ejercicio

La actividad física es uno de los mejores regalos que le podemos hacer a nuestro cuerpo y nuestra salud, pero si es demasiado intensa, también puede conducirnos a una fatiga física bastante severa. Aunque el ejercicio ayuda a acelerar tu metabolismo, una clave es descansar adecuadamente una vez que la sesión haya terminado para permitir que el cuerpo vuelva a un estado de paz mental.

Es importante que la cantidad de calorías que quemes durante el ejercicio sea superior a la cantidad de calorías que consumes, para que te encuentres en la posibilidad de perder peso de forma más efectiva.

7. Evita el consumo de alimentos que contengan grasas saturadas o trans


Como puedes ya saberlos, las grasas trans no son buenas para la salud. También reducen la capacidad natural del cuerpo para quemar grasa; esto porque altera las células del cuerpo y ralentiza tu metabolismo. Además, pueden generar resistencia a la insulina y aumentar la hinchazón del cuerpo. Entonces, si eliminas las grasas trans de tu dieta realmente puedes acelerar el metabolismo y perder peso.

8. Aumenta tu consumo de proteínas

Nuestro cuerpo necesita más tiempo para digerir los alimentos ricos en proteínas que los de alto contenido en grasas o hidratos de carbono. Esto significa que cuando al consumir proteínas provocas que se sienta satisfecho por más tiempo.

Esto se traduce en una aceleración considerable del metabolismo acompañada de una reducción del apetito. Además, se ha demostrado que el consumo de proteínas favorece el desarrollo de los músculos y no la formación de grasa.

Como verás, aunque la genética es responsable de algunas de nuestras características, es posible realizar algunos cambios que nos permitan tomar el control de como queremos tener nuestro cuerpo y alcanzar nuestra meta.

Con estos consejos puedes estar segura que le darás a su cuerpo la oportunidad de mantenerse sano de forma totalmente natural.